KikeKeller: arte y ocio en un mismo espacio

REPORTAJE


A menudo consideramos el arte, en especial las tiendas dedicadas a su venta, como conceptos elitistas relegados a espacios pulcros e inanimados donde la gente común no tiene cabida. El arte es en cierto modo intimidante; la incomodidad a la hora de entrar en este tipo de espacios es algo que todos hemos sentido en alguna ocasión, y afecta en gran medida al propio mercado artístico al reducir involuntariamente el público objetivo de una obra de arte o de decoración. Como alternativa comienza a proliferar el concepto de ‘espacio multifuncional’, que aúna arte y ocio como disyuntiva a las formas de diálogo tradicional y que nos invita a disfrutar de un escenario en el que arte, música, gastronomía y sociedad forman una potente unidad. Este es el caso de KikeKeller, un peculiar showroom plagado de muebles y creaciones decorativas únicas que surgen de una descontextualización en la forma de trabajar con éstas, de la experimentación con materiales y técnicas.

En KikeKeller apuestan también por nuevos diseñadores, así como por nuevos artistas que tengan algo que exponer o presentar; es un espacio en el que todo es posible. De día, KikeKeller es una tienda-galería donde todo detalle merece ser objeto de atención: lámparas fabricadas a base de coladores, sillas de piel con estética retro, plantas trepadoras, motocicletas, piezas de tiovivo de los años 50 restauradas, obras de arte que invaden el techo en forma de lona y un largo etc. De noche, cualquier amante del diseño puede disfrutar de una copa entre el tintineo de vasos, luces tenues y buena música de este singular espacio mientras se sienta en las creaciones de Kike y Celia, pudiendo llevárselo luego a casa, porque todo está a la venta.

Kike y Celia

La presencia de Celia es vigorizante; está llena de energía e ideas, al igual que Kike, con quien acude a peculiares ferias donde se sumergen en nuevas ideas y conceptos innovadores, que luego trasladan a las piezas que producen para KikeKeller. Este escenario tan creativo, situado en Corredera Baja de San Pablo 17, surge como un proyecto personal de Kike y Celia que, tras estar situados en un showroom en la calle Narváez destinado sólo a profesionales decidió acercarse a un público más de a pie como respuesta a sus inquietudes. De este modo, se trasladaron a un antiguo taller de costura que ellos mismos remodelaron, surgiendo una tienda-galería-bar que nos aleja de la rutina con sólo entrar en ella. Celia asegura que la idea de incorporar un bar en KikeKeller es una iniciativa que invita a pasar a todo el mundo, dejando atrás ese matiz de incomodidad que la gente común sentía al entrar en un espacio destinado a profesionales. “Es para que entréis, os sentéis, viváis el mueble y descubráis que el acero no es tan frío como parece. Es demostrar que el objeto es para usarlo, para vivirlo. Montando un bar, aunque no compres nada te tomas una cerveza mientras te metes en el espacio, lo vives y lo disfrutas, que es lo que pretendemos: que lo vayas descubriendo poco a poco porque es de la única forma en que lo haces tuyo”.

Natalia_Apezetxea_KK_55-662x994 Natalia_Apezetxea_KK_101-662x994

KikeKeller emana creatividad y buena energía, permite palpar la ilusión que vuelcan Kike y Celia en cada una de sus creaciones, al igual que puedes palpar éstas, ya que nada se esconde al público. De lunes a jueves aquellos que buscan un ambiente más relajado pueden apreciar la sensibilidad del espacio mientras descubren cada detalle. De jueves a domingo, conforme va pasando la hora KikeKeller evoluciona y se convierte en un escenario donde es difícil encontrar un rincón por el que pasar o una esquina donde no haya una buena conversación. Uno de los mayores éxitos de este espacio expositivo es que desde el más pequeño hasta el más mayor, pasando por todo tipo de personalidades, puede sentirse encandilado por la combinación de materiales, texturas y técnicas que caracterizan a las piezas que pueblan el local. Sin embargo Celia asegura que lo que busca no es el éxito en el sentido tradicional de la palabra: “lo que busco es satisfacer las inquietudes que tenemos Kike y yo, que son ilimitadas, aprender y conocer a gente también inquieta que está empezando y que nos empuja a nosotros. Mi ambición es seguir aprendiendo”.

1418297312_5 Natalia_Apezetxea_KK_05-662x440 Natalia_Apezetxea_KK_45-662x440

Uno de los elementos que más llamó nuestra atención cuando tuvimos la oportunidad de visitar KikeKeller fue la exposición del fotógrafo David Luna, cuya obra se materializaba en extensas lonas que invadían las paredes y los techos del espacio, consiguiendo encajar perfectamente en el conglomerado de muebles y piezas de decoración. Se trata de una muestra del potencial de Kike y Celia a la hora de embarcarse en nuevos proyectos, ya que entre el “caos” informativo del local consiguen transmitir con equilibrio todo lo que pueden llegar a hacer con distintos materiales. “Intervenir David Luna con lonas traslúcidas, iluminar esas lonas y colgarlas del techo es una idea que me cautivó, porque suponía un reto, un desafío. Lo que nos llamó la atención en un principio era su concepto expositivo y luego su idea, como es enlazar la historia de Jonás con Moby Dick”, aclara Celia.

El-beso-de-Jonas11

El mérito más inmediato de KikeKeller es su continua evolución y desarrollo, donde no pasa un día sin que las ideas más innovadoras fluyan en La Fábrica, lugar donde materializan todos sus prototipos. Sus creaciones pueden fácilmente ser calificadas como verdaderas obras de arte en sí mismas, ya que se tratan de piezas únicas hechas a medida donde la originalidad es lo primero que salta a la vista. Materiales poco convencionales y combinaciones que en un principio pueden resultar descabelladas dan como resultado sorprendentes piezas de mobiliario.

timthumb (1) timthumb (2)

Kike, que es el encargado de la producción de La Fábrica –situada en Fuenlabrada-, siempre ha estado vinculado al arte, ya que sus padres se dedicaban a la cerámica, lo que es probable que tenga algo que ver con su amor por el diseño. Los prototipos cuya creación se lleva a cabo en La Fábrica –aunando funcionalidad y precisión técnica- y que posteriormente se integrarán en KikeKeller están abiertos a variaciones de todo tipo a petición del cliente, desde detalles hasta tamaños, por lo que el resultado es un objeto totalmente personalizado. Metal y acero en todos los formatos y derivaciones, ya estén oxidados o pintados, son la base fundamental de las piezas que crean, pero también incluyen materiales experimentales como el cemento, suavizando este “diseño industrial” mediante la inclusión de antiguos detalles de otros muebles. Por otro lado, a sus espaldas Kike tiene experiencia en atrezzo para cine –habiendo trabajado incluso con Ridley Scott-, así como en diferentes proyectos de diseño de interiores o eventos para marcas y hoteles.

Todos estos detalles hacen de KikeKeller un espacio único, que apuesta por la innovación y no duda en apoyar la creatividad y el ingenio de artistas que tengan algo que aportar, pero que no hayan tenido la oportunidad de mostrar su talento al gran público. La combinación de nuevas formas de visualizar y sentir el objeto y un ambiente personalísimo donde todo es posible consiguen que hasta el coleccionista o el artista consagrado se planteen las formas tradicionales de representación artística. Queda por averiguar cuál será el próximo gran proyecto de Kike y Celia, cuyas inquietudes, sin duda, nunca paran de evolucionar, al igual que KikeKeller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s